Jump to content

El Telescopio Solar más grande del mundo: DKIST en Hawaii


Publicaciones recomendadas

El Telescopio Solar Daniel K. Inouye (DKIST) ubicado en Hawaii e inaugurado recientemente, es el telescopio más grande del mundo (reflector gregoriano de 4.24 m de diámetro) dedicado a la observación del Sol. La web del proyecto es Daniel K. Inouye Solar Telescope (The most powerful solar telescope in the world) en donde podéis encontrar fotografías e información del nuevo telescopio.

 

DKIST.thumb.png.d187e016e5c440fdca6760288f86108e.png


DKIST acaba de publicar (29/01/2020) su primera imagen del Sol que es espectacular. La adjunto en forma de vídeo de 14 segundos, que muestra aceleradas, 10 minutos de turbulencias en las células solares.

 

 

El patrón que se observa en forma de panal está formado por "células" de plasma que se mueven sobre toda la superficie del sol y extraen calor del interior. Los centros brillantes de las células marcan zonas dónde el plasma se eleva, y los contornos oscuros son zonas donde el plasma se está hundiendo de nuevo en sol. Cada celda tiene el tamaño aproximado de España, y esta imagen tiene más de cinco veces más resolución que las mejores imágenes del siguiente mejor telescopio solar. La resolución de estructuras en la superficie del sol que muestra son tan pequeñas como de unos 30 kilómetros de ancho.

 

La imagen y el video se tomaron el 10 de diciembre, el primer día de operaciones del telescopio, y aún no se han instalado otros varios instrumentos científicos. En los próximos seis meses, además de tomarles fotos, DKIST podrá medir los campos magnéticos de estas características relativamente pequeñas en el Sol. Se espera que esas medidas ayuden a descubrir por qué la tenue capa externa del Sol, llamada corona, es mucho más caliente que la superficie. Se cree que la evolución de los campos magnéticos en los tamaños más pequeños son la clave para resolver este misterio.

 

DKIST también tiene el objetivo de ayudar a predecir las erupciones solares, cuando el sol envía explosiones de plasma hacia la Tierra que pueden ser peligrosas para los satélites y las redes eléctricas.

 

Parece ser que afortunadamente el estudio del Sol está de moda recordad Parker Solar Probe de la NASA y Solar Orbiter de la ESA

 

Saludos.

 

Editado por AlbertR
  • Like 7
Enlace al comentario

El Telescopio Solar Inouye publica su primera imagen de una mancha solar, tomada el 28 de enero de 2020. La imagen ha sido captada en la longitud de onda de 530 nanómetros que en realidad se corresponde con la zona verdoso-amarilla del espectro, pero ha sido presentada en una paleta de tonos rojos y naranjas porque se asemejan más a nuestra imagen del Sol.

 

1296157633_ManchaSolar.thumb.jpg.c4407502d412e165111d37a3c9579178.jpg

 

La imagen de esta mancha solar alcanza una resolución espacial unas 2,5 veces mayor que la mejor alcanzada nunca anteriormente, mostrando estructuras magnéticas tan pequeñas como 20 kilómetros en la superficie del sol. Esta imagen, que mide aproximadamente 16 mil km de diámetro es solo una pequeña parte en la superficie del Sol, sin embargo, es lo suficientemente grande como para que la Tierra pueda caber cómodamente en su interior.

 

El Sol alcanzó el mínimo solar, el momento de menor cantidad de manchas solares durante su ciclo solar de 11 años, en diciembre de 2019. Esta mancha solar fue una de las primeras del nuevo ciclo solar. El máximo solar para el ciclo solar actual se prevé para mediados de 2025.

 

En este ciclo solar recién comenzando entramos en la era del Telescopio Solar Inouye, ahora podemos apuntar al Sol con el telescopio solar más avanzado del mundo para capturar y compartir imágenes increíblemente detalladas a sumar a nuestros conocimientos científicos sobre la actividad del Sol.

 

Las manchas solares, las erupciones solares asociadas y las eyecciones de masa coronal causan muchos eventos climáticos espaciales que con frecuencia impactan la Tierra como consecuencia de vivir dentro de la atmósfera extendida de una estrella. Estos eventos afectan la vida tecnológica en la Tierra. Los campos magnéticos asociados con las tormentas solares pueden afectar las redes eléctricas, las comunicaciones, la navegación GPS, los viajes aéreos, los satélites y los seres humanos que viven en el espacio. El Telescopio Solar Inouye está preparado para añadir importantes capacidades como complemento de herramientas optimizadas para estudiar la actividad solar, particularmente los campos magnéticos.

 

Saludos.

Enlace al comentario
hace 8 horas, AlbertR dijo:

 

1296157633_ManchaSolar.thumb.jpg.c4407502d412e165111d37a3c9579178.jpg

 

Esta imagen, que mide aproximadamente 16 mil km de diámetro es solo una pequeña parte en la superficie del Sol, sin embargo, es lo suficientemente grande como para que la Tierra pueda caber cómodamente en su interior.

 

Somos más chicos que una mancha solar, no somos nada.

  • Like 1
Enlace al comentario
hace 2 horas, torteval dijo:

Somos más chicos que una mancha solar, no somos nada.

La ciencia nos ha ido poniendo en nuestro lugar  despojándonos de los galones con que  nos habíamos autocondecorado en el pasado: primero quisimos creer que la Tierra era el centro del Universo, después que lo sería nuestro Sol...Ahora sabemos que el Sol es una estrella cualquiera, ni la más grande ni la más pequeña y que no ocupa ningún lugar especial, perdida en uno de los brazos externos de la Vía Láctea. Y nuestra galaxia tampoco es única, ni especial, ni ocupa un lugar privilegiado.

Pensábamos que éramos el objeto final de una supuesta creación y nos llamamos a nosotros mismos Homo sapiens sapiens...pero no debemos de ser tan listos cuando estamos en proceso de destrucción del planeta que nos puede llevar desaparecer junto con el de millones de especies.

Pero nuestros prejuicios de superioridad y soberbia no son cosa del pasado: habíamos presupuesto que, al ser el simio más listo, seríamos la especie que más genes tendría. Pero los análisis han demostrado que tenemos solo la tercera parte de genes que el pez pulmonado y que una simple planta de arroz tiene un número similar de genes que una persona.

Como aguja en el pajar, solo algunos sabios han sido capaces de darse cuenta:

 

"Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él, todos los que amas, todos los que conoces, todos de los que alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido, vivió su vida. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de la moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie, vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.

La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que en su gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina del punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo... es desafiada por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una solitaria mancha en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Asentarnos, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una formadora de humildad y carácter. Tal vez no hay mejor demostración de la locura de los conceptos humanos que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos mejor los unos a los otros, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido".

 

Carl Sagan. Un punto azúl pálido.

 

 

 

  • Like 2
Enlace al comentario

Gracias a Carl Sagan, y a una revista llamada Descubrir que allá por los 90's en la Argentina lanzó los 14 capítulos de Cosmos en VHS fué que me enganché con el tema de la astronomía. Su capítulo donde resumía la historia del universo en solo un año terrestre es imborrable.

  • Thanks 1
Enlace al comentario
hace 2 horas, torteval dijo:

Gracias a Carl Sagan, y a una revista llamada Descubrir que allá por los 90's en la Argentina lanzó los 14 capítulos de Cosmos en VHS fué que me enganché con el tema de la astronomía. Su capítulo donde resumía la historia del universo en solo un año terrestre es imborrable.

 La magia y magnetismo de Sagan, amigo torteval: te atrapa desde el primer segundo y ya no puedes (ni quieres) escapar. Empiezas a ver el primer capítulo, con esa presentación maravillosa en el acantilado, y cuando en el minuto 3 o 4 dice "acompáñenme en este viaje", la invitación está de sobra porque ya te ha capturado por completo. 

 

Las imágenes del Sol impresionantes, querido amigo Albert.

 

Editado por luisitogana
Enlace al comentario

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora
×
×
  • Crear nuevo...