Jump to content
  • Ponga en estación su telescopio con montura ecuatorial

    Por lo tanto debemos tomarnos algún trabajo extra para lograr una puesta en estación óptima consigna principal de esta nota, ya que como aficionado a la astronomía, he utilizado un método que si bien no he inventado después de razonarlo y llevarlo a la práctica me ha brindado excelentes resultados.

     
    Orientándonos
    Lo primero que debemos tener en cuenta es la orientación de la imagen que vemos en el ocular, donde generalmente debido al efecto de refracciones y reflexiones, oculares, prismas y otros accesorios que colaboran en la desviación de los rayos de luz muy posiblemente provoquen que la imagen no esté ubicada en la dirección que esperamos.
     
    A esto nos referimos cuando hacemos referencia a la visión de una imagen normal o una imagen invertida.
    Se le llama imagen normal a la vista que obtenemos si observando el cenit, ubicamos el punto Norte y girando en sentido horario van apareciendo gradualmente el Oeste, el Sur y por último el Este, para regresar al Norte de donde partimos originariamente.
     
    En cambio se dice que una imagen está astronómicamente invertida, cuando al repetir la operación anterior, observamos el Este, el Sur y el Oeste, en ese orden.

    La configuración óptica a la cual  me refiero en este caso, es la simple y bien conocida por todos los aficionados, “ la configuración del telescopio Newton”; Que consiste en un espejo parabólico que refleja los rayos de luz hacia un espejo secundario plano que a su vez los desvía a 90º hacia su destino final, el ocular. En este montaje óptico (uno de los más comunes) la imagen si se encuentra astronómicamente invertida.
     
    Por Ejemplo:
    Si apuntamos el telescopio hacia el Este, y nos situamos al lado mirando en la misma dirección, nos encontramos con el Este delante de nosotros, el Oeste detrás, el Norte a la izquierda y el Sur a la derecha.(Obsérvese que es la misma configuración que la anterior, con la diferencia que variamos el punto de vista).Hecho que no sucede así cuando observamos la misma imagen en el ocular, que como hemos mencionado se visualiza invertida, arrojando como resultado la vista del Oeste abajo, (o delante de nosotros), el Este arriba(o detrás) el Norte a la derecha, y el Sur a la izquierda.

     

    Hagamos el trabajo

    Aproximándonos a la estación:
    Si bien sabemos que no es una tarea agradable, por el tiempo que se debe invertir en ella, no podría aseverar que se trate de una tarea difícil.

     

    El objetivo a cumplir es el de alinear el eje polar de la montura con la línea Norte Sur, a fines que el movimiento de relojería o en su defecto el movimiento manual del eje horario pueda seguir un  objeto en su movimiento aparente sin tener que hacer correcciones en el eje de declinación, algo de suma importancia para la práctica fotográfica y también esencial para cuando tenemos que ubicar un objeto por intermedio de coordenadas.

     

    Con la base de la montura nivelada (trabajo que se logra mediante un nivel de burbuja del tipo circular donde la burbuja de aire debe ubicarse en el centro del visor para poder considerar a la superficie en cuestión nivelada), el eje polar aproximadamente alineado, y dando por hecho que la inclinación con respecto a la latitud del lugar es la correcta, (esto se logra por intermedio de un goniómetro, herramienta de nombre un tanto extraño pero de fácil adquisición, de precio económico y sencillo funcionamiento, se trata de un cuadrante graduado  en grados de arco con una base plana que se apoya sobre la superficie a medir, y donde una pequeña aguja con peso en uno de sus extremos marca utilizando la fuerza de gravedad como energía para su funcionamiento el ángulo en que se encuentra inclinada la pieza en cuestión con respecto a la vertical del lugar).

     

    Ajuste preciso de la inclinación del eje horario

    Este emprendimiento vamos a lograrlo como ya mencionamos anteriormente tratando de conseguir una buena aproximación  por intermedio de un goniómetro y luego centrando una estrella en el ocular (de aproximadamente 12.5 mm) la cual debería tener una declinación de mas o menos –70º y encontrarse en el cuadrante SE.

    A esta estrella debemos seguirla durante aproximadamente diez minutos y observar hacia donde se desplaza. Es evidente que si no tenemos alineado debidamente el eje horario con respecto a la inclinación, la estrella sufrirá modificaciones en la ubicación del campo visual del ocular, moviéndose hacia el Norte en caso de estar el polo Sur del instrumento más alto que el polo Sur real, o hacia el Sur si está mas bajo. 
     
    Esta regla se cumple en las condiciones ya descriptas y es independiente de la alineación acimutal. El paso a seguir es el de ir corrigiendo, hacia arriba o hacia abajo, la inclinación del eje polar hasta conseguir que la estrella no se derive hacia ninguno de los dos Polos.
    Logrado este objetivo pasamos a la alineación del eje acimutal.
     
    Ajuste preciso del acimut del eje horario
    El ejercicio consiste en apuntar y colocar en el centro de un ocular que nos ofrezca un campo considerable, por ejemplo 17mm, una estrella ubicada en el Este a la altura del Ecuador a unos cuarenta grados del horizonte (cuestión de tener tiempo suficiente para hacer varias mediciones antes de que el astro pase por el tránsito y esto se convierta en una tarea digna de un contorsionista).
     
    Luego debemos tomar la hora en que fue centrada para aguardar por lo menos diez minutos antes de volver a observar y constatar si la estrella está aún en el centro o se ha desplazado de el.
     
    En caso de haber sufrido un desplazamiento, significa que la montura se encuentra desalineada en acimut, por lo que se debe observar hacia donde se ha movido.
    De ese desplazamiento deduciremos en consecuencia hacia donde debemos realizar la corrección de la montura. 
     
    Si la estrella se corrió y debemos corregir la declinación hacia el Norte nuestro trabajo consiste en mover la montura en acimut hacia el Oeste, y si debemos corregir la declinación hacia el Sur, el movimiento de la montura en acimut deberá ser hacia el Este.
     
    Ahora bien, supongamos que ya logramos que el astro quede en el centro del ocular de 17mm durante tres períodos de diez minutos sin tener que realizar correcciones, entonces es hora de pasar a la siguiente fase, donde debemos hacer exactamente lo mismo que hemos hecho ya, pero con un ocular que nos provea de un campo visual bastante menor que el anterior.
     
    En mi caso particular este trabajo lo llevé a cabo con un ocular de 6,5mm que en mi instrumento me ofrece un campo visual de 12,5’ de grado y donde logré mantener la estrella centrada durante treinta minutos y dentro del campo visual alrededor de una hora y cuarto (no está nada mal!) .
    No obstante sería de gran utilidad y facilitaría de buena manera el trabajo si se pudiera acceder a un ocular reticulado.
     
    ¿Cómo funciona este método?
    Al comenzar con este trabajo empezaron a emerger muchas preguntas, como por ejemplo ¿Por qué debo mover la montura hacia el Oeste si debo corregir la declinación hacia el Norte? ¿Por qué debo  subir el polo elevado, si debo corregir la declinación hacia el Sur?
     
    Fue entonces cuando decidí emular las condiciones, tanto de la Tierra como del telescopio en un “laboratorio”. Esto lo logré colocando un láser en la punta del tubo de un pequeño refractor con montura ecuatorial (mi primer telescopio) y ubicando la alineación del eje polar paralelo a la pared simulé que la posición inicial de la alineación era la línea exacta Norte Sur, y que en la pared se encontraba el Este.
     
    Apunté el telescopio hacia el “Este” (pared) y encendí el láser, este me indicó un punto en la pared que con un lápiz fui marcando mientras hacía girar el telescopio en eje horario.
    Esto arrojó como resultado una línea que suponía ser el movimiento aparente de una estrella X en la bóveda celeste.
     
    Luego desvié la alineación de la montura hacia el Este y corregí la declinación hasta hacer coincidir el punto del láser, ahora desplazado, con la línea del movimiento aparente, como haríamos si tuviéramos que alinear una estrella en el ocular en el caso de estar haciéndolo en realidad. 
     
    Una vez alineado el láser comencé a girar el telescopio en el eje horario y me encontré con que el punto de luz comienza a apartarse desplazándose, para mi sorpresa, hacia el Sur y corriéndose la seudo estrellita hacia el Norte. 
     
    Obviamente debí corregir la declinación hacia el Norte para volver a centrar el láser con respecto al camino aparente de la estrella.
     
    ¿Por qué sucede esto?
    Muy sencillo, supongamos que el telescopio es un compás, cuya punta central es el eje horario y la punta que porta el lápiz es el tubo. Ahora tomemos como centro de la circunferencia que describe la estrella el punto cardinal Sur (ni más ni menos que lo que en realidad sucede). Para que el giro del eje horario  concuerde con el del astro en cuestión debería estar clavada la punta del supuesto compás en el centro de la circunferencia descripta. Pero nuestro problema radica en que las totalidades de la veces esto no es así.
     
    Pues bien, si la montura está desplazada hacia el Este nuestra estrella irá corriéndose gradualmente hacia el Norte (esto se cumple siempre y cuando tomemos un astro ubicado en el Este) y esto sucede porque al alinear la estrella en el ocular lo que estamos haciendo es acortar el radio de la circunferencia a trazar por nuestro “telescopio compás” con respecto del radio real entre la estrella y el polo Sur.
    En el caso que la montura esté desplazada hacia el Oeste lo que sucede es que alargamos el radio de la circunferencia a trazar y nuestra referencia se ve desplazada hacia el Sur.
     
    Conclusión
    Esto es todo lo que se debe hacer para poder poner nuestro telescopio en estación y si por esas casualidades de la vida Ud. Lleva a cabo el ejercicio y se encuentra con que la estrellita no se mueve del centro del ocular en los próximos veinte o veinticinco minutos haga lo siguiente: Guarde el telescopio y diríjase al casino.
    Ud. Está en su noche de suerte!!!!!! 
     
    ¡Importante!
    Será de gran beneficio contar con un tornillo regulador para el movimiento del acimut de la montura puesto que esto facilitará las cosas cuando esté ya bastante cerca  de la posición adecuada.

    Buenos cielos

     

     

     

    • Thanks 2
    • Haha 2




  • ¿Qué es la Astrofotografía?

    La astrofotografía es una mezcla entre la fotografía y la astronomía amateur que consiste en la captación fotográfica de las imágenes de los cuerpos celestes. El empleo de la fotografía en la astronomía de cielo profundo supone una serie de ventajas respecto a la observación directa, por cuanto que la emulsión fotográfica, expuesta por un tiempo suficientemente largo, viene impresionada también de radiaciones visibles de intensidad demasiado débil para poder ser percibidas por el ojo humano, incluso con la ayuda de potentes telescopios.

    Además el uso de emulsiones particularmente sensibilizadas permite el estudio de los cuerpos celestes que emiten radiaciones comprendidas en zonas del espectro luminosos a las cuales el ojo humano no es sensible. A menudo son usados también sistemas digitales, basados sobre CCD o CMOS, enfriados a bajísimas temperaturas para disminuir el ruido electrónico. Gracias al uso de filtros interferenciales, es también posible obtener fotografías sólo a la luz de algunas líneas espectrales, obteniendo por consiguiente informaciones sobre la composición de su fuente de luz.

    Para la práctica de la astrofotografía, pueden emplearse cámaras digitales compactas de calidad y costo accesible, cuyas calidad de ópticas y opciones de configuración en los tiempos de exposición, sensibilidad, abertura y foco, permitan la obtención de imágenes más que aceptables.

    Cámara digital reflex montada a trípode ecuatorial con seguimiento simple.

    Para fotografiar objetos del cielo profundo es recomendable el uso de cámaras réflex, por su amplia gama de opciones de exposición, focal, sensibilidad del sensor, etc. Las cámaras DSLR (Digital Single Lens Reflex) permiten adaptar el cuerpo a telescopios, logrando así tomas con más y mejores detalles.

  • ¿Cómo elegir un telescopio?

     

    Los telescopios vienen en muchas formas y tamaños, y cada tipo tiene sus propias fortalezas y debilidades. El primer paso para decidir qué telescopio comprar es saber para qué lo desea utilizar. Estas son las formas de usar un telescopio:

     

    Astronomía visual: el proceso de mirar a través de un ocular conectado a un telescopio para ver objetos distantes.
    Astrofotografía: la práctica de usar una cámara conectada a un telescopio o lente para fotografiar objetos en el espacio exterior.
    Ambos: si desea utilizar un telescopio tanto para imágenes como para imágenes, ¡también está bien!

     

    Solo sepa que los telescopios que pueden hacer ambas cosas bien generalmente cuestan más.
    Para la astronomía visual, especialmente los telescopios para principiantes, la mayoría de los telescopios ya vienen como un paquete completo. Eso significa que el telescopio estará listo para usar e incluye el telescopio, la montura y cualquier otra cosa que necesite para comenzar, como oculares y otros accesorios. Para hacer astrofotografía que no sea con un teléfono inteligente, los componentes generalmente se venden por separado para permitir un enfoque más personalizado. Esto significa que si está interesado en obtener imágenes más allá de solo con un teléfono inteligente, generalmente deberá comprar el telescopio, la montura y la cámara por separado.

     

    El segundo paso para decidir qué telescopio comprar es tener una idea de lo que principalmente desea observar o fotografiar. Si puede reducirlo entre uno u otro, hará que su decisión sea mucho más fácil. Por supuesto, un telescopio se puede usar para otros fines, como la visualización terrestre (durante el día), pero es importante decidir primero cómo lo usará por la noche:

     

    Objetos planetarios / del sistema solar: esto incluye los planetas, la Luna y el Sol.
    Objetos del cielo profundo: esto incluye galaxias, nebulosas, cúmulos de estrellas y cualquier otra cosa más allá de nuestro sistema solar.0

     

    Tanto espacio profundo como Planetaria: hay un grupo selecto de telescopios que son excelentes tanto para cielo profundo como planetario, especialmente para astrofotografía, pero generalmente cuestan más.
    El tercer y último paso para decidir qué telescopio comprar es incorporar su presupuesto, qué tan portátil es la configuración que desea y su nivel de habilidad en su decisión. 

     

    Recomendamos leer ¿Cómo elegir un telescopio?

     

    Introducción a las monturas de telescopios

    Aunque la mayoría de los telescopios para principiantes ya vienen con algún tipo de montura incluida, comprar una montura por separado puede abrir muchas puertas para más posibilidades de observación o imágenes. Para los observadores visuales, un montaje de altitud-azimut es el camino a seguir. Para los astrofotógrafos que realizan imágenes de cielo profundo, una montura ecuatorial producirá los mejores resultados. Las monturas híbridas combinan lo mejor de ambos mundos a un precio más alto, y los rastreadores de estrellas son como mini monturas ecuatoriales para el creador de imágenes que viaja o para el principiante.

     

    Para astrofotografía, especialmente para imágenes de cielo profundo, la montura es posiblemente el componente más importante de cualquier configuración. Sí, lo has leído bien, ¡incluso más importante que el telescopio o la cámara! La razón de esto es que es solo la montura la que determina la precisión con la que su cámara y telescopio pueden rastrear el cielo y, por lo tanto, cuánto tiempo puede exponer sin experimentar rastros de estrellas. Recoger la mayor cantidad de luz posible es fundamental en la astrofotografía de cielo profundo, y sin una montura ecuatorial de calidad, estará limitado en la cantidad de luz que puede recolectar en cada exposición. Por esta razón, además de la cámara y el telescopio, recomendamos gastar alrededor de la mitad de su presupuesto total en la montura para obtener imágenes de cielo profundo.

     

    Otra consideración importante para la obtención de imágenes de cielo profundo con una montura ecuatorial es la capacidad de carga útil. La capacidad de carga útil, que es la cantidad de peso que puede soportar la montura (excluidos los contrapesos), es la especificación más importante para cualquier montura ecuatorial. 

     

    Para los observadores visuales que tienen un telescopio pero no una montura, las monturas independientes de altitud-azimut son una excelente opción. Muchos de estos vienen con la misma capacidad computarizada que tienen la mayoría de las monturas ecuatoriales. Después de un proceso de alineación simple, esta capacidad de acceso computarizado permite que la montura no solo encuentre y apunte a los objetos automáticamente, sino que los rastree y los mantenga centrados a través del ocular. Para los observadores binoculares, un trípode con un cabezal de altitud-azimut hace que la experiencia sea simple y agradable, y los montajes estilo paralelogramo mejoran esto al permitir ángulos de visión aún más cómodos.

    Ya sea que solo esté esperando agregar la capacidad de seguimiento y acceso a su telescopio visual existente o si tiene la mira puesta en fotografiar galaxias y nebulosas débiles, ofrecemos una amplia variedad de soportes para cualquier necesidad. 

     

    Ver todas las monturas

     

    Introducción a las cámaras para astronomía

    Como ocurre con la mayoría de los equipos de astronomía, no existe una cámara de "talla única" que sea la mejor en todo. Si espera obtener imágenes de objetos del espacio profundo, una cámara de astronomía refrigerada es el camino a seguir. Si espera obtener imágenes de los planetas, la luna, el sol u otros objetos del sistema solar, una cámara de alta velocidad de fotogramas hará maravillas por usted. Comprender la diferencia entre estos diferentes tipos de cámaras y sus especificaciones lo ayudará a decidir cuál es su próxima cámara para astronomía.

     

    Para obtener imágenes de cielo profundo, se trata de maximizar la cantidad de luz que puede recolectar y lo limpia que es la imagen. Cuando se toman imágenes de objetos del cielo profundo, es mejor utilizar una cámara refrigerada, que puede evitar el ruido durante exposiciones prolongadas. Las cámaras con mayor eficiencia cuántica, tamaños de píxeles más grandes, mayor capacidad de pozo completo (full well) y menor ruido de lectura, entre otras especificaciones, producirán imágenes más limpias. Haga clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre las mejores cámaras de imágenes de cielo profundo para principiantes.

     

    Para las imágenes planetarias, se trata de maximizar la cantidad de detalles en los planetas y otros objetos del sistema solar, que generalmente son increíblemente pequeños. Los planetas son tan pequeños que no solo requieren un telescopio de larga distancia focal, sino que las turbulencias en la atmósfera pueden tener un gran efecto en el nivel de detalle de la imagen. Para imágenes planetarias, un sensor pequeño y una cámara de alta velocidad de fotogramas es su mejor amigo. Haga clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre las mejores cámaras planetarias, lunares y solares.

     

     

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Términos y condiciones de uso de Espacio Profundo