Jump to content

Como evitar que un asteroide impacte en la Tierra


AlbertR

Publicaciones recomendadas

Un artículo recién publicado por científicos de la NASA y de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear analiza la mejor manera de evitar el impacto de un asteroide que se dirige hacia la Tierra. La conclusión es que, por encima de cierto tamaño, (de aproximadamente unos 300 metros de diámetro), lo mejor que se puede hacer es lanzarle una bomba, (sí, je, je, como en las películas, ? pero con importantes diferencias) En las películas se detona un arma nuclear en el propio asteroide y éste se rompe en pedazos. Pero eso no parece una buena idea: no se puede estar seguro de lo que sucederá con los trozos. En lugar de un solo gran asteroide que se dirige hacia nosotros, ahora tendríamos cientos de otros ligeramente más pequeños y además radiactivos.


Lo que realmente parece eficiente es lo que se llama una "detonación de alejamiento". Se hace explotar la bomba a cierta distancia del asteroide (aproximadamente a 50-1000 metros de la superficie). El objetivo no es destruirlo, sino calentarlo, calentarlo muchísimo. Aunque hay un pulso térmico de la bomba sobre el asteroide, esa no es la forma principal de calentamiento eficaz. La bomba genera un enorme pulso de rayos X, rayos Gamma y neutrones de alta energía. Estos penetran la superficie y son absorbidos por el material bajo la superficie creando vapor.


En el estudio han utilizado modelos informáticos sofisticados que tienen en cuenta todos los factores físicos, para ver qué tan eficiente es el mecanismo explosivo para mover un asteroide amenazante. Como sujeto de prueba, eligieron nuestro viejo conocido Bennu, un conglomerado de escombros rocosos de 500 metros de diámetro que actualmente está siendo examinado por la misión OSIRIS-REx de la NASA. La razón de ésto es que tenemos muchos y buenos datos de él, incluida su forma, densidad, etc., pero también porque a medida que avanza la misión obtendremos datos aún mejores. También porque es una misión de retorno de muestras, por lo que los científicos podrán conocer la composición exacta del material de la superficie, ayudando a mejorar los modelos.

 

Bennu.jpg.47d66c85725db6abce4e74a28978c9a8.jpg

Una simulación de supercomputadora realizada por el físico Mike Owen de LLNL ilustra cómo una detonación nuclear de 1 megatón podría impartir suficiente energía en la superficie del asteroide Bennu para desviarlo de su curso, si estuviera en una trayectoria de colisión con la Tierra. El punto negro es la ubicación de la detonación simulada, a unos 100 metros de la superficie del ecuador. Los colores muestran dónde los rayos X calentarían una capa delgada de material de la superficie. Las áreas azules se calentarían, pero no lo suficiente como para expulsar material. Todas las demás áreas coloreadas depositarían suficiente energía para expulsar el material de la superficie y alterar la velocidad y trayectoria del asteroide.


La gran cantidad de energía depositada en el asteroide vaporizará mucho material. Esto sucede muy rápido (una fracción de milisegundo) de forma que el material se expande violentamente. Obtendremos una gran cantidad de gas expandiéndose extremadamente rápido ... que es más o menos la descripción de cómo funciona un cohete. Este gas en expansión empuja al asteroide, creando una fuerza que modifica un poco su velocidad, su vector velocidad, no solo el módulo sino también la dirección. Eso es exactamente lo que se desea. Con el tiempo, incluso un pequeño cambio en la velocidad puede hacer que el asteroide “pierda” el objetivo de la Tierra.

 

La cantidad de desviación depende de muchos factores: la masa del asteroide, su forma y tamaño, el material en la superficie, la porosidad de ese material, su resistencia estructural, el tipo de bomba, el rendimiento explosivo de la bomba, y la distancia de separación de la explosión. De hecho, eso es lo que esta investigación está tratando de descubrir, cómo todos esos factores juegan en la cantidad de desviación. Los modelos han descubierto que la vaporización de la superficie a través de la bomba nuclear funciona bastante bien para un asteroide como Bennu, le produce una desviación de velocidad de aproximadamente 6 cm/s. Eso no es mucho, pero con un tiempo de anticipación de 13 años, eso sería suficiente. Resumiendo, si tenemos tiempo suficiente antes del impacto, una detonación nuclear extrasuperficial es suficiente para desviar al asteroide.


Hay indicios de que podría ser aún mejor. Aunque no pudieron modelar esto en detalle, notaron que el material vaporizado que se expande rápidamente creará una onda de presión bastante grande, comprimiendo el material sólido debajo de él. Esto irónicamente, es similar a lo que sucede en un impacto de un meteorito en la Tierra. Esa compresión excavará un cráter en la superficie del asteroide, y ese material también será expulsado. Esto agrega un impulso extra, desviando el asteroide aún más. Calculan que para asteroides como Bennu esto podría reducir el tiempo de anticipación necesario a solo 3 ó 4 años. Y eso es una muy buena noticia.


El estudio también compara la explosión extrasuperficial de una bomba con un impactador cinético, es decir golpear al asteroide tan fuerte como sea posible con un cohete. El impactador cinético también cambia la velocidad y la dirección, pero en el estudio deducen que esto puede funcionar bien hasta un tamaño de asteroide de unos 300 metros, pero si es más grande que eso, una bomba nuclear es más eficiente.

 


Todavía hay mucha modelación y simulación por hacer, ya que todavía hay mucho que no sabemos sobre los asteroides, pero este trabajo es pionero y esperanzador. El documento científico, (observad que permite descargar gratis el pdf completo) está en: Options and uncertainties in planetary defense: Impulse-dependent response and the physical properties of asteroids


Información adicional en: Nuclear impulse could deflect massive asteroid y también en Options and uncertainties in planetary defense: Mission planning and vehicle design for flexible response

 

Saludos.

 

Editado por AlbertR
  • Like 4
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

han llamado ya a bruce willis? :mrgreen:

Oculares: ES 24mm 68º, SW Nirvana 16mm 82ª, Morpheus 12,5mm 76º, ES 8.8mm 82º, ES 6,7mm 82º, Hyperion 5mm 68º y Telexender ES 2x

Filtros: Skyglow, CLS, UHC y OIII, #80A, #82A, #11, #12 y mas colores inutiles...

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Bien, ahora el tema crítico es detectarlos a tiempo… Saludos

  • Haha 1

Luis

SkyWatcher 130/650

Oculares: Super25mm, BST 18mm, BST 8mm, BST 5mm - Barlow: SW 2x acromático

Posadas - Misiones - Argentina

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora
  • ¿Cómo elegir un telescopio?

     

    Los telescopios vienen en muchas formas y tamaños, y cada tipo tiene sus propias fortalezas y debilidades. El primer paso para decidir qué telescopio comprar es saber para qué lo desea utilizar. Estas son las formas de usar un telescopio:

     

    Astronomía visual: el proceso de mirar a través de un ocular conectado a un telescopio para ver objetos distantes.
    Astrofotografía: la práctica de usar una cámara conectada a un telescopio o lente para fotografiar objetos en el espacio exterior.
    Ambos: si desea utilizar un telescopio tanto para imágenes como para imágenes, ¡también está bien!

     

    Solo sepa que los telescopios que pueden hacer ambas cosas bien generalmente cuestan más.
    Para la astronomía visual, especialmente los telescopios para principiantes, la mayoría de los telescopios ya vienen como un paquete completo. Eso significa que el telescopio estará listo para usar e incluye el telescopio, la montura y cualquier otra cosa que necesite para comenzar, como oculares y otros accesorios. Para hacer astrofotografía que no sea con un teléfono inteligente, los componentes generalmente se venden por separado para permitir un enfoque más personalizado. Esto significa que si está interesado en obtener imágenes más allá de solo con un teléfono inteligente, generalmente deberá comprar el telescopio, la montura y la cámara por separado.

     

    El segundo paso para decidir qué telescopio comprar es tener una idea de lo que principalmente desea observar o fotografiar. Si puede reducirlo entre uno u otro, hará que su decisión sea mucho más fácil. Por supuesto, un telescopio se puede usar para otros fines, como la visualización terrestre (durante el día), pero es importante decidir primero cómo lo usará por la noche:

     

    Objetos planetarios / del sistema solar: esto incluye los planetas, la Luna y el Sol.
    Objetos del cielo profundo: esto incluye galaxias, nebulosas, cúmulos de estrellas y cualquier otra cosa más allá de nuestro sistema solar.0

     

    Tanto espacio profundo como Planetaria: hay un grupo selecto de telescopios que son excelentes tanto para cielo profundo como planetario, especialmente para astrofotografía, pero generalmente cuestan más.
    El tercer y último paso para decidir qué telescopio comprar es incorporar su presupuesto, qué tan portátil es la configuración que desea y su nivel de habilidad en su decisión. 

     

    Recomendamos leer ¿Cómo elegir un telescopio?

     

    Introducción a las monturas de telescopios

    Aunque la mayoría de los telescopios para principiantes ya vienen con algún tipo de montura incluida, comprar una montura por separado puede abrir muchas puertas para más posibilidades de observación o imágenes. Para los observadores visuales, un montaje de altitud-azimut es el camino a seguir. Para los astrofotógrafos que realizan imágenes de cielo profundo, una montura ecuatorial producirá los mejores resultados. Las monturas híbridas combinan lo mejor de ambos mundos a un precio más alto, y los rastreadores de estrellas son como mini monturas ecuatoriales para el creador de imágenes que viaja o para el principiante.

     

    Para astrofotografía, especialmente para imágenes de cielo profundo, la montura es posiblemente el componente más importante de cualquier configuración. Sí, lo has leído bien, ¡incluso más importante que el telescopio o la cámara! La razón de esto es que es solo la montura la que determina la precisión con la que su cámara y telescopio pueden rastrear el cielo y, por lo tanto, cuánto tiempo puede exponer sin experimentar rastros de estrellas. Recoger la mayor cantidad de luz posible es fundamental en la astrofotografía de cielo profundo, y sin una montura ecuatorial de calidad, estará limitado en la cantidad de luz que puede recolectar en cada exposición. Por esta razón, además de la cámara y el telescopio, recomendamos gastar alrededor de la mitad de su presupuesto total en la montura para obtener imágenes de cielo profundo.

     

    Otra consideración importante para la obtención de imágenes de cielo profundo con una montura ecuatorial es la capacidad de carga útil. La capacidad de carga útil, que es la cantidad de peso que puede soportar la montura (excluidos los contrapesos), es la especificación más importante para cualquier montura ecuatorial. 

     

    Para los observadores visuales que tienen un telescopio pero no una montura, las monturas independientes de altitud-azimut son una excelente opción. Muchos de estos vienen con la misma capacidad computarizada que tienen la mayoría de las monturas ecuatoriales. Después de un proceso de alineación simple, esta capacidad de acceso computarizado permite que la montura no solo encuentre y apunte a los objetos automáticamente, sino que los rastree y los mantenga centrados a través del ocular. Para los observadores binoculares, un trípode con un cabezal de altitud-azimut hace que la experiencia sea simple y agradable, y los montajes estilo paralelogramo mejoran esto al permitir ángulos de visión aún más cómodos.

    Ya sea que solo esté esperando agregar la capacidad de seguimiento y acceso a su telescopio visual existente o si tiene la mira puesta en fotografiar galaxias y nebulosas débiles, ofrecemos una amplia variedad de soportes para cualquier necesidad. 

     

    Ver todas las monturas

     

    Introducción a las cámaras para astronomía

    Como ocurre con la mayoría de los equipos de astronomía, no existe una cámara de "talla única" que sea la mejor en todo. Si espera obtener imágenes de objetos del espacio profundo, una cámara de astronomía refrigerada es el camino a seguir. Si espera obtener imágenes de los planetas, la luna, el sol u otros objetos del sistema solar, una cámara de alta velocidad de fotogramas hará maravillas por usted. Comprender la diferencia entre estos diferentes tipos de cámaras y sus especificaciones lo ayudará a decidir cuál es su próxima cámara para astronomía.

     

    Para obtener imágenes de cielo profundo, se trata de maximizar la cantidad de luz que puede recolectar y lo limpia que es la imagen. Cuando se toman imágenes de objetos del cielo profundo, es mejor utilizar una cámara refrigerada, que puede evitar el ruido durante exposiciones prolongadas. Las cámaras con mayor eficiencia cuántica, tamaños de píxeles más grandes, mayor capacidad de pozo completo (full well) y menor ruido de lectura, entre otras especificaciones, producirán imágenes más limpias. Haga clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre las mejores cámaras de imágenes de cielo profundo para principiantes.

     

    Para las imágenes planetarias, se trata de maximizar la cantidad de detalles en los planetas y otros objetos del sistema solar, que generalmente son increíblemente pequeños. Los planetas son tan pequeños que no solo requieren un telescopio de larga distancia focal, sino que las turbulencias en la atmósfera pueden tener un gran efecto en el nivel de detalle de la imagen. Para imágenes planetarias, un sensor pequeño y una cámara de alta velocidad de fotogramas es su mejor amigo. Haga clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre las mejores cámaras planetarias, lunares y solares.

     

     

  • Astronomia Definición

    La astronomía es la ciencia que estudia los cuerpos celestes del universo, incluidos las estrellas, los planetas, sus satélites naturales, los asteroides, cometas y meteoroides, la materia interestelar, las nebulosas, la materia oscura, las galaxias y demás; por lo que también estudia los fenómenos astronómicos ligados a ellos, como las supernovas, los cuásares, los púlsares, la radiación cósmica de fondo, los agujeros negros, entre otros, así como las leyes naturales que las rigen. La astronomía, asimismo, abarca el estudio del origen, desarrollo y destino final del Universo en su conjunto mediante la cosmología, y se relaciona con la física a través de la astrofísica, la química con la astroquímica y la biología con la astrobiología.

     

    Su registro y la investigación de su origen viene a partir de la información que llega de ellos a través de la radiación electromagnética o de cualquier otro medio. La mayoría de la información usada por los astrónomos es recogida por la observación remota, aunque se ha conseguido reproducir, en algunos casos, en laboratorio, la ejecución de fenómenos celestes, como, por ejemplo, la química molecular del medio interestelar. Es una de las pocas ciencias en las que los aficionados aún pueden desempeñar un papel activo, especialmente sobre el descubrimiento y seguimiento de fenómenos como curvas de luz de estrellas variables, descubrimiento de asteroides y cometas, etc.

    La astronomía ha estado ligada al ser humano desde la antigüedad y todas las civilizaciones han tenido contacto con esta ciencia. Personajes como Aristóteles, Tales de Mileto, Anaxágoras, Aristarco de Samos, Hiparco de Nicea, Claudio Ptolomeo, Hipatia de Alejandría, Nicolás Copérnico, Tycho Brahe, Johannes Kepler, Galileo Galilei, Christiaan Huygens o Edmund Halley han sido algunos de sus cultivadores. La metodología científica de este campo empezó a desarrollarse a mediados del siglo XVII. Un factor clave fue la introducción del telescopio por Galileo Galilei, que permitió examinar el cielo de la noche más detalladamente. El tratamiento matemático de la Astronomía comenzó con el desarrollo de la mecánica celeste y con las leyes de gravitación por Isaac Newton, aunque ya había sido puesto en marcha por el trabajo anterior de astrónomos como Johannes Kepler. Hacia el siglo XIX, la Astronomía se había desarrollado como una ciencia formal, con la introducción de instrumentos tales como el espectroscopio y la fotografía, que permitieron la continua mejora de telescopios y la creación de observatorios profesionales.

     

    La palabra astronomía proviene del latín astrŏnŏmĭa /astronomía/ y esta del griego ἀστρονομία /astronomía/. Está compuesta por las palabras άστρον /ástron/ 'estrellas', que a su vez viene de ἀστῆρ /astḗr/ 'estrella', 'constelación', y νόμος /nómos/ 'regla', 'norma', 'orden'.

    El lexema ἀστῆρ /astḗr/ está vinculado con las raíces protoindoeuropeas *ster~/*~stel (sust.) 'estrella' presente en la palabra castiza «estrella» que llega desde la latina «stella». También puede vérsele en: astrología, asteroide, asterisco, desastre, desastroso y muchas otras.

    El lexema ~νομία /nomíā/ 'regulación', 'legislación'; viene de νέμω /némoo/ 'contar', 'asignar', 'tomar', 'distribuir', 'repartir según las normas' y está vinculado a la raíz indoeuropea *nem~ 'contar', 'asignar', 'tomar', distribuir'; más el lexema ~ία /~íā/ 'acción', 'cualidad'. Puede vérsela en: dasonomía, macrotaxonomía, tafonomía y taxonomía.

    Etimológicamente hablando la astronomía es la ciencia que trata de la magnitud, medida y movimiento de los cuerpos celestes.

×
×
  • Crear nuevo...