Jump to content

Resolución y Magnificación


Alvarez

Publicaciones recomendadas

En resumen, por más que usemos un 500mm si queremos ver detalles el que manda es el cielo, no la formula "2 x Apertura". Lo que si es cierto que a mayor apertura se verán cosas que no se verían con equipos más chicos, pero es más información con el mismo nivel de detalle. Claro está que esto es válido siempre y cuando la magnificación que se puede conseguir esté a la altura de la capacidad del telescopio, si el cielo entrega 200x y se tiene un 60mm comunardo, allí el límite sería a lo sumo 120x o con buenos accesorios en una de esas 150x, pero 200x casi seguro que no logramos.

Muy interesante el artículo.

Hay algunos conceptos que aún no tengo demasiado claros, pero en términos de resolución debería también tenerse en cuenta la pupila de salida lograda con cada apertura, especialmente en objetos tenues. Es una cuestión de como trabaja el ojo, por más que teoricamente un 130 mm pueda resolver un determinado globular o detalles en los brazos espirales de una galaxia, al empujar los aumentos para lograrlo disminuye drásticamente la pupila de salida y el ojo no puede trabajar con la misma resolución con un objeto tan debil que con una imagen mucho más brillante que daría la pupila de salida de una apertura mayor. Por esto creo que se debería hablar, en última instancia, de resolución y no solo de información, ya que el nivel de detalles pasa a estar determinado por la forma en que trabaja el ojo.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Ojo que no me refiero a la resolución a nivel de lo que puede procesar el ojo, de eso no tengo la más mínima idea. Con resolución me refiero a las limitaciones ópticas a nivel de separar (Límite de Rayleigh) y las limitaciones debidas a la atmósfera. Como reacciona el ojo ante mayor o menor pupila de salida es un tema que desconozco totalmente, a lo sumo sólo me animo a hablar de experiencias con tal o cual equipo (teles y/o ocular), pero fundamentos no tengo.

Nota: Si es que te referís a eso, es muy probable que no haya entendido demasiado bien tu planteo. Además ya supero el tiempo de retención en memoria, eso lo escribí hace más de un año. :lol::lol::lol:

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Ese es el planteo, cómo el ojo reacciona frente a determinada pupila de salida en términos de resolución de detalles. Dicho de otra forma, como el brillo del objeto a una magnificación x va a determinar en ultima instancia el nivel de detalles que pueden ser capatados por el ojo tomandolo como último eslabón optico de la cadena. Así, probablemente un espejo de 400 mm permita observar mejor detalles en una galaxia a 180 x que un 200 mm a la misma magnificación, aún cuando ambos estan dentro de su límite teórico y probablemente dentro de las posibilidades del cielo.

Entiendo que el artículo habla sobre resoluciones teóricas y atmósfera, pero me pareció interesante agregar una variante más al debate. A pesar de que esto lo aprendí de leer comentarios de observadores super experimentados, lo pude comprobar muchas veces en la experiencia real.

Saludos!

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

OK, era eso entonces, me quedo más tranquilo que al menos te entendí.

Sin entrar en los detalles del ojo (ahí no me meto), en cierta forma era un poco lo que comentaba antes, mayor apertura te da la posibilidad de ver cosas que la apertura menor te oculta por así decirlo. Como bien mencionás, un buen ejemplo sería es de los brazos de una galaxia espiral, aún cuando no puedas resolverlos ves que están con mayor apertura. Desde un punto de vista de ponderación sería el equivalente a la magnitud límite del telescopio, si se pueden ver magnitudes mayores al aumentar el diámetro eso se relacionaría con la posibilidad de capturar mayor "información" (por llamarla de alguna forma). A eso era a lo que apuntaba con el ejemplo de la cebra, no sabés si es cebra o mula, pero al menos sabés que no es una silla, cosa que con menor apertura sería imposible.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Sin entrar en los detalles del ojo (ahí no me meto), en cierta forma era un poco lo que comentaba antes, mayor apertura te da la posibilidad de ver cosas que la apertura menor te oculta por así decirlo.

Y agregaría que en muchos casos, ver con mayor resolución aquellas que una menor apertura no oculta, por una función de pupila de salida.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

 

Aquí hay algunas cuestiones que podrían aportar al debate y de paso podrían desasnarme a mi con ciertas cosas  que, a mi entender, van en contra a la óptica instrumental. 
Creo que mis dudas vienen con algunas definiciones no del todo exactas que después causan confusión. En particular no se de donde viene lo del “Factor de Magnificación” (FM) que contradice los dos aumentos típicos por los que están diseñados todos los instrumentos ópticos (microscopios, telescopios, ópticas fotográficas, lupas, estereoscopios, binoculares, etc). Resolución es sinónimo de información en óptica instrumental y no se refieren a cuestiones deferentes. Supongo que tiene que ver con algo comercial, pero me gustaría que alguien me lo aclare. De los dos aumentos típicos hablare mas adelante. 

Primero y principal, no es lo mismo un telescopio con ocular que uno con una cámara fotográfica. El primero corresponde a un instrumento subjetivo y el segundo a uno objetivo  o de proyección  (de hecho el objetivo de una cámara toma su nombre por esta definición). Esto es porque en los instrumentos con ocular (los subjetivos) son caracterizados por depender del "ojo" para la formación de la imagen. Como instrumento solo, la imagen se forma en el infinito y es por eso que se dicen afocales, la imagen en este caso es virtual en el infinito del lado del objeto -en rigor la imagen esta entre el punto lejano y el cercano de la acomodación del ojo, en el caso del ojo emetrope, el observador "siente" cómodo poner la imagen en el infinito cuando hace el "enfoque" con la ruedita del porta ocular, si en cambio fuera un observador, por ejemplo miope pondría la imagen a una distancia finita-. Por el contrario, cuando quitamos el ocular y colocamos una cámara, el telescopio forma una imagen real en el plano del sensor (a la salida del telescopio). Esta imagen se la puede medir, registrar en pelicula o sensor digital, etc,  independientemente de que exista un "ojo" que la interprete. El calculo de los aumentos, luminosidad, resolución y campo se realiza de manera diferente  para un tipo de instrumento (digamos objetivo) que para otro (digamos subjetivo).

En definitiva, cuando usamos el telescopio para observación (con ocular) se tiene que tener en cuenta al ojo como parte del instrumento. 

Lo que sigue trata sobre telescopios usados como instrumentos subjetivos (para observación y no para fotografía)

 

Como ve el ojo:

Un ojo normal "que vea bien" (con anteojos o no) puede resolver de 1 a 2 minuto de arco, esto tiene que ver con la estructura del una parte de la retina que se llama fóvea (la parte del campo visual que usamos para ver cuando leemos o nos miramos a los ojos) y el propio fenómeno de difracción (interferencia de la luz al pasar por un agujero) que experimenta la luz al pasar por la pupula del ojo. Esto quiere decir que si le pedimos a cualquiera de ustedes (que por la practica que tienen, ven muy bien) que vean dos lucecitas (tipo led) separadas un centímetro entre ellas, que distan mas de 35 metros del observador, éste no podría distinguirlas y vería solo 1 luz.

 

Límite de Rayleigh

La cuestión que se plantea es la distancia angular que puede haber entre dos estrellas para que se puedan distinguir por separado. Las estrellas están tan lejos que son siempre fuentes puntuales. Sin embargo, debido a la difracción de la luz al atravesar el telescopio la luz procedente de un objeto puntual crea una imagen anular con un patrón de difracción característico denominado disco de Airy. El límite óptico debido a la difracción puede calcularse de manera empírica a partir del criterio de Rayleigh. La información que rescata el ojo a travez del instrumento tiene que ver con la resolución y no son cosas diferentes.
Tal cual lo explica Alvarez, el propio Rayleigh propuso que un sistema óptico estaría limitado en la formación de imágenes, en ultima instancia, por el fenómeno de difracción cuando las otras 5 aberraciones ópticas estuvieran corregidas. Esto es: si un sistema óptico es "perfecto" la difracción impondría un limite a la formación de la imagen y los  discos de Airy se superpondrían y no se verían dichas estrellas como una única mancha. De la óptica ondulatoria se puede demostrar lo que Alvarez indica al comienzo del post:
Imágenes integradas 1
 
donde θ es la resolución angular, λ la longitud de onda de la luz y D el diámetro o apertura del telescopio. Mayor resolución significa un angulo mas pequeño. El factor 1.22 se deriva de un cálculo de la posición del primer anillo de oscuridad rodeando el disco de Airy central (de hecho ese es el criterio de Rayleigh). Como los telescopios resuelven ángulos muy pequeñas, El sen θ = θAdemas para la luz visible λ ronda los 555nm (555 nano metros) y la ecuación anterior se reduce a la relación que indico Alvarez 
θ = 140'' / D 
 
Cuando tomamos los ángulos en grados
 
Aumento  del telescopio (m)
Todos sabemos que al ver por un telescopio vemos una imagen m veces mas grande y que ese valor se calcula según
m = focal del telescopio / focal del ocular
 
Pupilas de entrada y salida
El flujo luminoso que entra en un telescopio esta limitado por el diafragma de apertura (que por lo general es el espejo primario o lente en caso de ser telescopios dioptricos) y es el responsable de la claridad o luminosidad con la que vemos los objetos (y también de la resolución impuesta por el limite de Rayleigh ). Dicho diafragma es denominado como pupila de entrada. Al pasar la luz por todo el tren óptico, ese diafragma se transforma en la pupila de salida -En rigor la pupila de entrada es el diámetro de la imagen del diafragma de apertura visto desde el objetivo del instrumento; y la pupila de salida es la imagen de la pupila de entrada o la imagen del diafragma de apertura visto desde el ocular-. 
El diámetro de la pupila de salida (Psal) es tanto mas pequeña que la de entrada (Pen) como es el aumento lateral m del instrumento:
Psal = Pen / m
 
Pupila de salida efectiva (Pef)
Dado que el ojo tiene una pupila que ronda los 6mm de diámetro en la oscuridad, si la pupila de salida del telescopio es mayor que la del ojo, no veremos los objetos mas brillantes que si tuviera exactamente el tamaño de aquella.
 
Pef = el menor entre (Pupila del ojo, Psal)
 
ej: 
Si tenemos un telescopio de apertura 200mm y focal 1000mm y usamos un ocular de 20mm tenemos:
Aumento: m = 1000mm / 20mm = 50
Pupila de entrada: Pen = 200mm
Pupila de salida: Psal = 200mm / 50 = 4mm
Pupila de salida efectiva: dado que la pupila del ojo es mayor que la de salida la pupila efectiva es 4mm
 
Si usáramos un ocular de 40mm, la pupila de salida del telescopio seria  de 8mm y como es mayor que la pupila del ojo, la pupila efectiva seria de 6mm (la del ojo).
 
Aumento equi pupilar (primer aumento típico u optimo)
Si vemos como cambia la pupila de salida en función del aumento vemos que hay un punto en el que al usar mayores aumentos, la pupila de salida efectiva es dominada por la pupila de salida del telescopio. Para aumentos menores, lo que limita la luminosidad es la pupila del ojo.  El punto en el que coinciden (flecha) se llama aumento equi-pupilar. En la figura la linea recta roja corresponde a la pupila del ojo y la curva negra a la pupila de salida del telescopio de nuestro ejemplo.
Imágenes integradas 6
En los aumentos menores al equi-pupilar vemos la imagen con un brillo máximo. No vale de nada aumentar el diámetro del telescopio para ganar luminosidad ya que la pupila de nuestro ojo (la pupila del ojo) esta limitando el cono de luz que llega a la retina. En definitiva, la pupila de nuestro ojo "no ve" la parte de la luz que procede de los margenes del espejo o lente objetivo. Si por el contrario usamos oculares cortos ( o Barlows) que nos den un aumento mayor a esos 35 aumentos, la imagen se vera disminuida en su brillo y si valdrá la pena usar un telescopio con mayor pupila de entrada porque ahora el que limita el cono de luz es el objetivo.
 
Aumento super-resolvente (segundo aumento típico u optimo)
De la misma manera que se razona sobre los tamaños de pupila de entrada y salida supongamos que tenemos un telescopio perfecto, limitado solo por la difracción que causa el tubo del telescopio. Lamentablemente dicho telescopio no existe, es el mejor que se puede construir y en ningún momento incluimos la degradación de la imagen que provoca el seeing. Es decir se trata de una óptica perfecta en el vacío y utilizado por un ojo perfecto con una resolución de un minuto de arco. La realidad es que el ojo ve como limite ese minuto de arco, y el telescopio real tiene una resolución inferior a la que vamos a suponer debida a imperfecciones de la construcción y montaje de la óptica (aberraciones ópticas).
Es claro que si la imagen de las dos lucecitas que indique arriba las veo aumentadas (en un valor m), la resolución del ojo aumentaría (el valor de θ disminuiría) De hecho es por eso que se invento el telescopio. Entonces, por un lado tenemos la agudeza visual del ojo (llamemosla θo) a través del instrumento:
θo = 1' / m
 
y por el otro la resolución del instrumento impuesta por el limite de Rayleigh (θr):
θr = 140'' / D
 
Como podemos ver, fijado el diámetro de la pupila de entrada (en nuestro ejemplo el telescopio de 200mm de apertura) a medida que incrementamos el aumento m, la resolución que "ve" el ojo esta primero limitada por el propio ojo, hasta que el aumento es tal que el ojo puede separar detalles mayores al telescopio y a partir de allí el limite lo impone la difracción de la apertura del telescopio.
Imágenes integradas 7
En la figura se ve claro que para aumentos anteriores a la flecha el limite lo impone el ojo viendo una imagen aumentada (curva negra) y que después de la flecha es la resolución de Rayleigh quien impone ese limite. Si viéramos dos estrellas próximas (angularmente) que estén serca del limite de Rayleigh, este seria el efecto observado para aumentos mayores al indicado por la flecha:
Imágenes integradas 3
 
El valor en el que la resolución del ojo  (a través del telescopio, a fuerza de aumento m)  iguala al limite de la difracción del telescopio se llama aumento super-resolvente y es el segundo aumento optimo que puede dar nuestro telescopio de 200mm
En definitiva, si usamos un ocular que de un aumento mayor a ese valor de 80 aumentos el telescopio limitaría la resolución.
 
 Es claro que si propusiéramos un observador que vea como con resolución de  2 minutos de arco (120 seg) el aumento super resolvente seria el doble, es decir de 160 aumentos ya que antes de ese valor el observador no "vería" ese disco de Airy (es decir, lo vería pero aún como un punto). 
Todos los libros de óptica instrumental tratan este tema de esta manera, yo mismo lo enseño asi en la universidad y en ningún momento se supuso alguna degradación de la imagen por efectos atmosféricos. En ese caso los aumentos máximos serian incluso menores.
 
Conclusión
Es claro que estos dos valores, el equi-pupilar y el super-resolvente son los óptimos en cuanto a luminosidad y resolución de un telescopio pero por otro lado, todos los catálogos de telescopios no imponen estos valores como aumentos máximos sino que hablan de un valor o factor de magnificación máximo mucho mas arriesgado (al menos 3 o 4 veces el super resolvente), pero los mismos fabricantes venden sus equipos con oculares que dan aumentos muy próximos a los que acabo de exponer ¿casualidad? :o Todo lo que vi al respecto es que se trata de un limite empírico, pero ¿Basado en que? ¿Sera que suponen al observador con una agudeza de 4 minutos de arco? eso es lo único empírico, pero venden los telescopios con oculares que dan los valores óptimos O.o, entonces ¿sera un gancho comercial? yo no lo se y si alguien lo sabe me encantaría saberlo.
 
Saludos xD
PD me encantaría que mis alumnos se hicieran las preguntas que ustedes se hacen (...que también son las mías)
Editado por fbuezas
  • Like 3
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Hola fbuezas

 

Fijate que estas contestando post del año 2011, muy viejos ya y algunos de los participantes ya no andan por aqui. Te sugiero que estos temas interesantes los propongas vos como un nuevo post para que al que le interese los siga pero con participación mas actual.

 

saludos

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una nueva cuenta

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Conectar ahora
  • ¿Cómo elegir un telescopio?

     

    Los telescopios vienen en muchas formas y tamaños, y cada tipo tiene sus propias fortalezas y debilidades. El primer paso para decidir qué telescopio comprar es saber para qué lo desea utilizar. Estas son las formas de usar un telescopio:

     

    Astronomía visual: el proceso de mirar a través de un ocular conectado a un telescopio para ver objetos distantes.
    Astrofotografía: la práctica de usar una cámara conectada a un telescopio o lente para fotografiar objetos en el espacio exterior.
    Ambos: si desea utilizar un telescopio tanto para imágenes como para imágenes, ¡también está bien!

     

    Solo sepa que los telescopios que pueden hacer ambas cosas bien generalmente cuestan más.
    Para la astronomía visual, especialmente los telescopios para principiantes, la mayoría de los telescopios ya vienen como un paquete completo. Eso significa que el telescopio estará listo para usar e incluye el telescopio, la montura y cualquier otra cosa que necesite para comenzar, como oculares y otros accesorios. Para hacer astrofotografía que no sea con un teléfono inteligente, los componentes generalmente se venden por separado para permitir un enfoque más personalizado. Esto significa que si está interesado en obtener imágenes más allá de solo con un teléfono inteligente, generalmente deberá comprar el telescopio, la montura y la cámara por separado.

     

    El segundo paso para decidir qué telescopio comprar es tener una idea de lo que principalmente desea observar o fotografiar. Si puede reducirlo entre uno u otro, hará que su decisión sea mucho más fácil. Por supuesto, un telescopio se puede usar para otros fines, como la visualización terrestre (durante el día), pero es importante decidir primero cómo lo usará por la noche:

     

    Objetos planetarios / del sistema solar: esto incluye los planetas, la Luna y el Sol.
    Objetos del cielo profundo: esto incluye galaxias, nebulosas, cúmulos de estrellas y cualquier otra cosa más allá de nuestro sistema solar.0

     

    Tanto espacio profundo como Planetaria: hay un grupo selecto de telescopios que son excelentes tanto para cielo profundo como planetario, especialmente para astrofotografía, pero generalmente cuestan más.
    El tercer y último paso para decidir qué telescopio comprar es incorporar su presupuesto, qué tan portátil es la configuración que desea y su nivel de habilidad en su decisión. 

     

    Recomendamos leer ¿Cómo elegir un telescopio?

     

    Introducción a las monturas de telescopios

    Aunque la mayoría de los telescopios para principiantes ya vienen con algún tipo de montura incluida, comprar una montura por separado puede abrir muchas puertas para más posibilidades de observación o imágenes. Para los observadores visuales, un montaje de altitud-azimut es el camino a seguir. Para los astrofotógrafos que realizan imágenes de cielo profundo, una montura ecuatorial producirá los mejores resultados. Las monturas híbridas combinan lo mejor de ambos mundos a un precio más alto, y los rastreadores de estrellas son como mini monturas ecuatoriales para el creador de imágenes que viaja o para el principiante.

     

    Para astrofotografía, especialmente para imágenes de cielo profundo, la montura es posiblemente el componente más importante de cualquier configuración. Sí, lo has leído bien, ¡incluso más importante que el telescopio o la cámara! La razón de esto es que es solo la montura la que determina la precisión con la que su cámara y telescopio pueden rastrear el cielo y, por lo tanto, cuánto tiempo puede exponer sin experimentar rastros de estrellas. Recoger la mayor cantidad de luz posible es fundamental en la astrofotografía de cielo profundo, y sin una montura ecuatorial de calidad, estará limitado en la cantidad de luz que puede recolectar en cada exposición. Por esta razón, además de la cámara y el telescopio, recomendamos gastar alrededor de la mitad de su presupuesto total en la montura para obtener imágenes de cielo profundo.

     

    Otra consideración importante para la obtención de imágenes de cielo profundo con una montura ecuatorial es la capacidad de carga útil. La capacidad de carga útil, que es la cantidad de peso que puede soportar la montura (excluidos los contrapesos), es la especificación más importante para cualquier montura ecuatorial. 

     

    Para los observadores visuales que tienen un telescopio pero no una montura, las monturas independientes de altitud-azimut son una excelente opción. Muchos de estos vienen con la misma capacidad computarizada que tienen la mayoría de las monturas ecuatoriales. Después de un proceso de alineación simple, esta capacidad de acceso computarizado permite que la montura no solo encuentre y apunte a los objetos automáticamente, sino que los rastree y los mantenga centrados a través del ocular. Para los observadores binoculares, un trípode con un cabezal de altitud-azimut hace que la experiencia sea simple y agradable, y los montajes estilo paralelogramo mejoran esto al permitir ángulos de visión aún más cómodos.

    Ya sea que solo esté esperando agregar la capacidad de seguimiento y acceso a su telescopio visual existente o si tiene la mira puesta en fotografiar galaxias y nebulosas débiles, ofrecemos una amplia variedad de soportes para cualquier necesidad. 

     

    Ver todas las monturas

     

    Introducción a las cámaras para astronomía

    Como ocurre con la mayoría de los equipos de astronomía, no existe una cámara de "talla única" que sea la mejor en todo. Si espera obtener imágenes de objetos del espacio profundo, una cámara de astronomía refrigerada es el camino a seguir. Si espera obtener imágenes de los planetas, la luna, el sol u otros objetos del sistema solar, una cámara de alta velocidad de fotogramas hará maravillas por usted. Comprender la diferencia entre estos diferentes tipos de cámaras y sus especificaciones lo ayudará a decidir cuál es su próxima cámara para astronomía.

     

    Para obtener imágenes de cielo profundo, se trata de maximizar la cantidad de luz que puede recolectar y lo limpia que es la imagen. Cuando se toman imágenes de objetos del cielo profundo, es mejor utilizar una cámara refrigerada, que puede evitar el ruido durante exposiciones prolongadas. Las cámaras con mayor eficiencia cuántica, tamaños de píxeles más grandes, mayor capacidad de pozo completo (full well) y menor ruido de lectura, entre otras especificaciones, producirán imágenes más limpias. Haga clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre las mejores cámaras de imágenes de cielo profundo para principiantes.

     

    Para las imágenes planetarias, se trata de maximizar la cantidad de detalles en los planetas y otros objetos del sistema solar, que generalmente son increíblemente pequeños. Los planetas son tan pequeños que no solo requieren un telescopio de larga distancia focal, sino que las turbulencias en la atmósfera pueden tener un gran efecto en el nivel de detalle de la imagen. Para imágenes planetarias, un sensor pequeño y una cámara de alta velocidad de fotogramas es su mejor amigo. Haga clic aquí para ver nuestras recomendaciones sobre las mejores cámaras planetarias, lunares y solares.

     

     

  • Astronomia Definición

    La astronomía es la ciencia que estudia los cuerpos celestes del universo, incluidos las estrellas, los planetas, sus satélites naturales, los asteroides, cometas y meteoroides, la materia interestelar, las nebulosas, la materia oscura, las galaxias y demás; por lo que también estudia los fenómenos astronómicos ligados a ellos, como las supernovas, los cuásares, los púlsares, la radiación cósmica de fondo, los agujeros negros, entre otros, así como las leyes naturales que las rigen. La astronomía, asimismo, abarca el estudio del origen, desarrollo y destino final del Universo en su conjunto mediante la cosmología, y se relaciona con la física a través de la astrofísica, la química con la astroquímica y la biología con la astrobiología.

     

    Su registro y la investigación de su origen viene a partir de la información que llega de ellos a través de la radiación electromagnética o de cualquier otro medio. La mayoría de la información usada por los astrónomos es recogida por la observación remota, aunque se ha conseguido reproducir, en algunos casos, en laboratorio, la ejecución de fenómenos celestes, como, por ejemplo, la química molecular del medio interestelar. Es una de las pocas ciencias en las que los aficionados aún pueden desempeñar un papel activo, especialmente sobre el descubrimiento y seguimiento de fenómenos como curvas de luz de estrellas variables, descubrimiento de asteroides y cometas, etc.

    La astronomía ha estado ligada al ser humano desde la antigüedad y todas las civilizaciones han tenido contacto con esta ciencia. Personajes como Aristóteles, Tales de Mileto, Anaxágoras, Aristarco de Samos, Hiparco de Nicea, Claudio Ptolomeo, Hipatia de Alejandría, Nicolás Copérnico, Tycho Brahe, Johannes Kepler, Galileo Galilei, Christiaan Huygens o Edmund Halley han sido algunos de sus cultivadores. La metodología científica de este campo empezó a desarrollarse a mediados del siglo XVII. Un factor clave fue la introducción del telescopio por Galileo Galilei, que permitió examinar el cielo de la noche más detalladamente. El tratamiento matemático de la Astronomía comenzó con el desarrollo de la mecánica celeste y con las leyes de gravitación por Isaac Newton, aunque ya había sido puesto en marcha por el trabajo anterior de astrónomos como Johannes Kepler. Hacia el siglo XIX, la Astronomía se había desarrollado como una ciencia formal, con la introducción de instrumentos tales como el espectroscopio y la fotografía, que permitieron la continua mejora de telescopios y la creación de observatorios profesionales.

     

    La palabra astronomía proviene del latín astrŏnŏmĭa /astronomía/ y esta del griego ἀστρονομία /astronomía/. Está compuesta por las palabras άστρον /ástron/ 'estrellas', que a su vez viene de ἀστῆρ /astḗr/ 'estrella', 'constelación', y νόμος /nómos/ 'regla', 'norma', 'orden'.

    El lexema ἀστῆρ /astḗr/ está vinculado con las raíces protoindoeuropeas *ster~/*~stel (sust.) 'estrella' presente en la palabra castiza «estrella» que llega desde la latina «stella». También puede vérsele en: astrología, asteroide, asterisco, desastre, desastroso y muchas otras.

    El lexema ~νομία /nomíā/ 'regulación', 'legislación'; viene de νέμω /némoo/ 'contar', 'asignar', 'tomar', 'distribuir', 'repartir según las normas' y está vinculado a la raíz indoeuropea *nem~ 'contar', 'asignar', 'tomar', distribuir'; más el lexema ~ία /~íā/ 'acción', 'cualidad'. Puede vérsela en: dasonomía, macrotaxonomía, tafonomía y taxonomía.

    Etimológicamente hablando la astronomía es la ciencia que trata de la magnitud, medida y movimiento de los cuerpos celestes.


×
×
  • Crear nuevo...